El mito de Aquiles

El mito de Aquiles narra la historia de Aquiles un héroe de la guerra de Troya y uno de los principales protagonistas del libro escrito por Homero “la Ilíada”. Aquiles es hijo de la Diosa Tetis y del mortal Peleo que era el rey de los mirmidones en Ftía, era considerado el hombre más rápido en la tierra por eso llevaba el apodo de “el de los pies ligeros”.

Al ser hijo de un mortal, no tenía la inmortalidad como virtud y por eso su madre Tetis le llevó hasta las aguas de la laguna Estigia que era el camino hacia el averno para darle la inmortalidad, lo que le brindo la inmortalidad, menos en el lugar desde donde le sujetaba su madre, el talón de aquiles era su único punto débil, pero justo este le causó la muerte en la guerra de Troya.

Nada más llegar a Troya, Aquiles confirmó su fama de gran guerrero, pero a pesar de contar con Aquiles en sus tropas la batalla de Troya duró diez años. En una de las batallas entre griegos y troyanos, Patroclo que era el mejor amigo y amante de Aquiles, se puso su armadura y luchó como si fuera Aquiles pero el príncipe Troyano Héctor le consiguió derrotar pensando que había matado al gran héroe. Al enterarse de la muerte de su amado amigo fue hasta el campo de batalla y creó un reguero de sangre hasta llegar a Héctor y matarle con sus propias manos.

Después de esto llegó un ejército de amazonas para ayudar a los Troyanos, pero Aquiles mató a su reina Pentesilea con su lanza, pero poco después fue herido por el príncipe Paris con una flecha que estaba guiada por el Dios Apolo en su único punto débil, lo que le provocó la muerte.

Más mitos griegos que te pueden interesar: